“Los americanos” son tanta gente que no existen

Por Carlos Alberto Montaner

26.09.2016

carlos alberto montanerOcho años no han sido suficientes. Pronto el presidente Barack Obama habrá abandonado la Casa Blanca sin poder devolverle la Base de Guantánamo al régimen de los Castro, como era su propósito. Tampoco conseguirá el levantamiento del embargo. Gane Hillary Clinton o gane Donald Trump, el Congreso, casi con toda seguridad, seguirá siendo republicano.

Leer más...

Irán y Cuba: las piezas del rompecabezas no encajan

Por Elías Amor Bravo
21.09.2016
eliasamorQue Fidel Castro abandone temporalmente su retiro “dorado” para recibir y atender al presidente iraní, Hassan Rohani durante su visita este lunes a La Habana, y que además, Granma publique una fotografía del encuentro entre los dos dirigentes políticos, es un asunto que no ha debido pasar desapercibido para los medios internacionales, por su notable importancia.
 
En primer lugar, tiene una lectura diplomática y política. Fidel Castro, alejado del poder, recibió y atendió con todos los honores al representante de un país caracterizado por desacuerdos con Washington. En ese sentido, esta misma dedicación no la tuvo a la delegación japonesa que llegó a La Habana a renegociar deudas. De ese modo, con todo propósito, Fidel Castro lanza un mensaje contundente a su hermano, que ha sido, hasta la fecha, el artífice de los cambios en las relaciones con Estados Unidos, casi siempre una de cal y otra de arena. 

Leer más...

La cultura y el mercado: un binomio para la libertad

Por Elías Amor Bravo
14.09.2014
 
eliasamorUn artículo en Granma de Pedro de la Hoz, publicado ayer, contiene algunas referencias al mercado como institución fundamental para la asignación de recursos en una economía, con las que no se puede estar de acuerdo. El objeto de estas líneas, sin ánimo de entrar en polémica alguna, es ofrecer unos argumentos alternativos a los que ofrece el autor del referido artículo.
 
El título del mismo no puede ser más expresivo: “el mercado no puede distorsionar la política cultural en la promoción de la música”.
 
Lo primero que conviene tener en cuenta es que el mercado no tiene entre sus objetivos distorsionar ningún tipo de política. De hecho, lo que suele ocurrir es justo lo contrario, y experiencias hay más que suficientes para mostrar que la acción política intervencionista, mal diseñada y peor ejecutada suele distorsionar los resultados eficientes que se producen de la asignación de recursos por el mercado.

Leer más...

No solo de libertad económica vive el hombre

Por Carlos Alberto Montaner

19.09.2016

carlos alberto montanerHe recibido el Índice de Libertad Económica  publicado por el Fraser Institute (2016). El peor de los 159 países escrutados es Venezuela. Es terrible lo que el chavismo ha hecho con esa pobre sociedad. Ha sacrificado las libertades políticas y las económicas de un país potencialmente riquísimo hasta crear un matadero infecto en el Caribe.

Se sabe que la libertad económica es un componente de la prosperidad. Grosso modo, también se sabe que los países más prósperos son los que pueden exhibir mayor libertad política, aunque a veces esos factores no coinciden.

Basta con revisar varios índices internacionales de desarrollo, además del Fraser, para comprobar que al frente del planeta se encuentran los veinticinco sospechosos habituales de siempre: Suiza, Nueva Zelanda, Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Inglaterra, Francia, Canadá, Estados Unidos, Alemania, Holanda, Austria, Bélgica, Corea del Sur, Japón, Australia, Italia, España, Israel, Irlanda, Islandia, República Checa, Eslovaquia y Eslovenia.

Leer más...

Trump y sus enemigos republicanos

Por Carlos Alberto Montaner

12.09.2016

carlos alberto montanerUna encuesta nacional de CNN coloca a Donald Trump dos puntos por encima de Hillary Clinton: 45 a 43. Dado que el margen de error es de tres puntos, los dos candidatos están prácticamente empatados.

Pero hay otro dato interesante. La mitad de los encuestados percibe a Trump como más honesto y fiable. Sólo el 35% sitúa a Hillary en esa categoría moralmente superior. Hay 15 puntos de diferencia entre ambos en este juicio ético, aunque apenas los separan 2 puntos en la preferencia de esos mismos electores.

Evidentemente, eso quiere decir que a los norteamericanos no les importa demasiado cuál de los dos candidatos creen más deshonesto o suponen que miente con más frecuencia. Ambos tienen un altísimo grado de rechazo por parte de una sociedad que mayoritariamente los califica como crooks and liars (pillos y embusteros).

Leer más...