La cultura y el mercado: un binomio para la libertad

Por Elías Amor Bravo
14.09.2014
 
eliasamorUn artículo en Granma de Pedro de la Hoz, publicado ayer, contiene algunas referencias al mercado como institución fundamental para la asignación de recursos en una economía, con las que no se puede estar de acuerdo. El objeto de estas líneas, sin ánimo de entrar en polémica alguna, es ofrecer unos argumentos alternativos a los que ofrece el autor del referido artículo.
 
El título del mismo no puede ser más expresivo: “el mercado no puede distorsionar la política cultural en la promoción de la música”.
 
Lo primero que conviene tener en cuenta es que el mercado no tiene entre sus objetivos distorsionar ningún tipo de política. De hecho, lo que suele ocurrir es justo lo contrario, y experiencias hay más que suficientes para mostrar que la acción política intervencionista, mal diseñada y peor ejecutada suele distorsionar los resultados eficientes que se producen de la asignación de recursos por el mercado.

Leer más...

Trump y sus enemigos republicanos

Por Carlos Alberto Montaner

12.09.2016

carlos alberto montanerUna encuesta nacional de CNN coloca a Donald Trump dos puntos por encima de Hillary Clinton: 45 a 43. Dado que el margen de error es de tres puntos, los dos candidatos están prácticamente empatados.

Pero hay otro dato interesante. La mitad de los encuestados percibe a Trump como más honesto y fiable. Sólo el 35% sitúa a Hillary en esa categoría moralmente superior. Hay 15 puntos de diferencia entre ambos en este juicio ético, aunque apenas los separan 2 puntos en la preferencia de esos mismos electores.

Evidentemente, eso quiere decir que a los norteamericanos no les importa demasiado cuál de los dos candidatos creen más deshonesto o suponen que miente con más frecuencia. Ambos tienen un altísimo grado de rechazo por parte de una sociedad que mayoritariamente los califica como crooks and liars (pillos y embusteros).

Leer más...

¿Sirven de algo las marchas multitudinarias?

Por Carlos Alberto Montaner

05.09.2016

carlos alberto montanerTal vez fue la mayor marcha de la historia de Venezuela. ¿Sirvió para algo? Ya llegaremos a eso. Comienzo el análisis por la punta del gobierno.

Maduro y los operadores cubanos de la DGI, que son los que mandan en el país, se enfrentaron a una disyuntiva: ante el anuncio de una gigantesca manifestación, ¿se quitaban el frágil antifaz democrático que todavía utilizan esporádicamente, declaraban el estado de excepción, suspendían las garantías constitucionales y disolvían la Asamblea Nacional, pretextando impedir un golpe planeado por la perfidia imperialista de Washington, o intentaban obstruir a los manifestantes, detener a los líderes y hacer abortar la manifestación disgregando la marcha en diversos puntos del trayecto?

Optaron por lo segundo. Creyeron que lo lograrían. Es lo que hacen en Cuba. Detienen, dispersan, infiltran, acosan a los opositores, los enfrentan a unos contra otros con mil intrigas, y les impiden que tomen las calles. Las calles son de Fidel. A eso se dedica el vasto y secreto cuerpo de la contrainteligencia cubana (55 a 60 mil personas), la policía regular (80 000), más la gente de rompe y rasga del Partido Comunista, mientras los tres ejércitos regulares permanecen expectantes por si hace falta que entren en combate. Total: 350 000 perros feroces, sin contar al Partido Comunista, para acorralar a once millones de aterrorizadas ovejas.

Leer más...

Más impuestos a los trabajadores en Cuba: un grave error de política económica

Por Elías Amor Bravo
09.09.2016
 
eliasamorEn este trabajo quiero demostrar que la decisión del régimen castrista, anunciada hace unos días, consistente en que a partir del próximo mes de octubre comenzará la aplicación del Impuesto sobre Ingresos Personales IsIP, y la Contribución Especial a la Seguridad Social, CESS a los trabajadores del sistema empresarial estatal cubano, es inadecuada para mejorar el funcionamiento de la economía, no conseguirá sus objetivos y lo que es peor, puede acabar produciendo efectos muy negativos sobre las principales variables.
 
Las características de estos tributos y su justificación se han presentado recientemente en varios artículos publicados en Granma, y por ello, no le voy a dedicar más. 
 
Para ello, voy a utilizar datos relativos a la distribución sectorial del PIB entre salarios, beneficios empresariales e impuestos netos de subvenciones, lo que se denomina la distribución de la renta. Estas tres variables indican, grosso modo, como se reparte la producción generada en una economía por sus tres elementos fundamentales: los trabajadores, las empresas y el sector estatal.

Leer más...

El negocio aeroportuario en Cuba: a medio camino entre el cántaro y la lechera

03.08.2016
Por Elías Amor Bravo
 
eliasamorEs la noticia económica de hoy, sin duda alguna. El régimen castrista ha anunciado que dos compañías francesas gestionarán, bajo la modalidad de concesión, dos aeropuertos cubanos, el internacional de Rancho Boyeros y el aeródromo de San Antonio de los Baños. Hasta la fecha, el capital extranjero se había dirigido principalmente hacia la planta hotelera existente en el país, de modo que la gestión de los aeropuertos supone un salto cualitativo en las prioridades políticas e ideológicas del régimen, dada la naturaleza insular de la nación y la necesidad de contar con unos servicios aeroportuarios adecuados para facilitar las comunicaciones y la integración global.
 
La noticia ha llegado de forma sorpresiva, como todo lo que tiene que ver con la gestión de la economía castrista. Al parecer, no han existido los oportunos concursos internacionales transparentes, ni se han establecido plazos para la presentación de las candidaturas, ni tampoco se han fijado criterios objetivos de valoración de las entidades solicitantes. Nada de eso funciona en el modelo de la economía castrista. Por el contrario, la nota informativa en Granma habla simplemente del final de un “proceso de negociaciones en curso que incluye no solo las mejoras que necesita la terminal No. 3, sino un reordenamiento también de los flujos de pasajeros nacionales e internacionales” sin más precisión.

Leer más...